Sobre este blog

Los árboles están en la naturaleza y en nuestra existencia cotidiana, pero a menudo son invisibles. No siempre somos conscientes de su benefactora presencia en nuestras vidas ni de la vinculación tan antigua y profunda que tienen con nuestras almas.

Como buscadores de árboles estamos obsesionados por ellos, por su belleza y su grandeza; y los buscamos tal como se expresan en la naturaleza y en la cultura.

Con este cuaderno de bitácora emprendemos un viaje que transita la relación del ser humano con los árboles, un viaje sin rumbo, abierto a lo desconocido, en la plena confianza de realizar hallazgos, unas veces fabulosos, otras humildes, que desvelen la invisibilidad de estos extraordinarios seres vivos y nuestro vínculo ancestral con ellos.

Buscamos, exploramos y compartimos nuestros descubrimientos con la esperanza de que quien lo lea conecte con los árboles y el bosque, que de algún modo crezca su consciencia, aprenda algo nuevo, o cambie en cierta manera su relación con los árboles.

Y por encima de todo, este blog quiere ser un homenaje a esos magníficos seres que tanto bien hacen material y espiritualmente a nuestras vidas y que contribuyen a que este planeta sea más hermoso y habitable.

 

AUTORES

Rosa_autora

Foto: Luis Lillo

Rosa Cintas

Mujer, madre, caminante de senderos espirituales, buscadora de árboles, le gusta el silencio y el infinito del mar.
Escritora, bióloga, con experiencia en educación ambiental.
Vive con su familia en Sevilla (España).
Algunas de sus obras en editorial Sieteolas.
Contacto: rosalitoral@gmail.com

 

 

Teo_Grazalema_2009

Foto: Jose R. Vera

Teo Marañón

Ecólogo, científico, buscador de árboles en la naturaleza y en la cultura, le gusta la fotografía y los viajes.
Trabaja como ecólogo forestal en el IRNAS, CSIC.
Vive en Sevilla (España) con su mujer y su hija Punam.
Contacto: teomaranon@gmail.com
Publicaciones científicas
Fotografías

 

51 pensamientos en “Sobre este blog

  1. Ana Ruesga

    Enhorabuena a los dos por este nuevo proyecto, concienzudo, sensible y coherente.
    Gracias amigos por acercarnos a los árboles de nuestras vidas, al símbolo y a la realidad a un tiempo.
    Os deseo lo mejor en esta nueva tarea.
    Hay un “abrazo del árbol” en chi kun y es el que os doy.

    Ana

    Responder
  2. Verónica Hernández

    Suerte en esta nueva andadura! Me adhiero de alguna manera como amante del árbol.
    Hoy he visto imágenes desoladoras del estropicio en la Sierra Norte de olivos y encinas, son imágenes bellísimas, vienen en el Diario de Sevilla, de arboledas nevadas que al parecer no han resisitido el peso de la nieve.
    Otra cosa que me ha venido a la cabeza leyendo de bacterias y mitocondrias, las obras de Lynn Margulis y sus eorías de la Simbiogénesis, la vida como fruto de la cooperación entre bacterias, no nos vendría mal tenerla presente en los tiempos que corren.
    Salud Verónica

    Responder
    1. Rosa

      Gracias, Verónica, por tu acogida y adhesión. Tú eres algo más que amante del árbol pues con tus manos, estoy segura que con mucho amor, realzas la belleza de la madera y le das nueva vida transformada en obra de arte.
      Y estamos de acuerdo contigo en que en los tiempos de ahora no vendría nada mal que nos sintiéramos células de una gran organismo y cooperáramos por el bien de la sociedad entera.
      Rosa

      Responder
  3. Jorge

    Queridos Rosa y Teo, me alegro mucho del reencuentro aunque solo sea de manera canalizada a través de este blog, pero suficiente para saber que seguís en la Vía que conduce a la naturaleza de todas las cosas. Espero esos diálogos magistrales de Rosa y tus artículos, Teo. Así que es un placer poder seguiros y saber más sobre los árboles, que es también mi asignatura pendiente.
    Un abrazo
    j

    Responder
    1. Rosa

      Muchas gracias, Jorge. Para nosotros es muy estimulante saber que los árboles congregan a personas con anhelos de profundizar en su misterio.
      Rosa

      Responder
  4. Lola Barbudo

    Enhorabuena pareja, el tema del blog me parece apasionante.
    Recuerdo que hace unos años, pusieron en TV un documental sobre la Naturaleza y el deterioro que estamos llevando a cabo. Terminaba con un hijo que le preguntaba a su padre…”Papá ¿cómo eran los árboles?” Esto me impresionó profundamente…Muchas gracias por dedicarles una parte de vuestra energía.
    Hace unos años tuve la suerte de viajar a Cuba, y recuerdo que de las cosas que más me impresionaron de este país fueron sus árboles, impresionantes, majestuosos, sabios, poderosos…Me daban ganas de abrazarlos a todos…
    Yo siento que ellos nos ofrecen muchas cosas, y me encanta observar y sentir de ellos, su saber estar, su facilidad de adaptación, su fluir con el resto de la Naturaleza, su belleza…Tantas cosas…Es indudable que sin su presencia, nuestra vida sería muy dificil…
    Un fuerte abrazo. Lola

    Responder
    1. Rosa

      Gracias, Lola, por tu entusiasmo. Estamos encantados de recibir testimonios de pasión por los árboles como el tuyo.

      Responder
  5. Eugenio

    De árbol en árbol (Benedetti)

    a Rosa y Teo

    Los árboles
    ¿serán acaso solidarios?
    ¿digamos el castaño de los campos elíseos
    con el quebrancho de entre ríos
    o los olivos de jaén
    con los sauces de tacuarembó?

    ¿le avisará la encina de westfalia
    al flaco alerce de tirol
    que administre mejor su trementina?

    y el caucho de pará
    o el baobab en las márgenes del cuanza
    ¿provocarán al fin la verde angustia
    de aquel ciprés de la mission dolores
    que cabeceaba en frisco
    california?

    ¿se sentirá el ombú en su pampa de rocío
    casi un hermano de la ceiba antillana?

    los de este parque o aquella floresta
    ¿se dirán de copa a copa que el muérdago
    otrora tan sagrado entre los galos
    ahora es apenas un parásito
    con chupadores corticales?

    ¿sabrán los cedros del líbano
    y los caobos de corinto
    que sus voraces enemigos
    no son la palma de camagüey
    ni el eucalipto de tasmania
    sino el hacha tenaz del leñador
    la sierra de las grandes madereras
    el rayo como látigo en la noche?

    Un abrazo

    Responder
    1. Rosa

      El poema de Benedetti que has incorporado a nuestro blog, es un gran descubrimiento. Me gusta que el poeta se pregunte sobre la relación de los árboles entre sí respecto a su enemigo común, el ser humano armado con herramientas de destrucción. También el didáctico viaje por el mundo indagando los sentimientos de diferentes árboles con vidas distintas. Muchas gracias, Eugenio.

      Responder
  6. Coral Saavedra

    La tarde tiene sueño
    y se acuesta en la copa de los árboles.
    Se le apagan los ojos
    de mirar a la calle
    donde el día ha colgado sus horas
    incansable.
    La tarde tiene sueño
    y se duerme mecida por los árboles.
    El viento se la lleva
    oscilando su sueño en el aire

    La isla 1930 Josefina de la Torre

    Responder
    1. Rosa

      Qué bonita la poesía de la polifacética artista canaria Josefina de la Torre (1907-2002), Coral. Es muy evocadora, te transporta a un atardecer isleño con las copas de los árboles mecidas por la brisa marina, y deseas ser luz de la tarde. Me encanta que le blog vaya incorporando voces de mujeres. Gracias.

      Responder
  7. eugenio

    Rosa, delicioso el artículo “Papel de madera”. Terminé de leerlo con relax, como tras un tiempo en un Hammam.
    Gracias. Un beso para los tres

    POEMA DEL ÁRBOL

    La gracia de tu rama verdecida

    ANTONIO MACHADO

    Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
    te erguiste en desnudez y desaliento,
    sobre una gran alfombra de hojarasca
    que removía indiferente el viento…

    Hoy he visto en tus ramas la primera
    hoja verde, mojada de rocío,
    como un regalo de la primavera,
    buen árbol del estío.

    Y en esa verde punta
    que está brotando en ti de no sé dónde,
    hay algo que en silencio me pregunta
    o silenciosamente me responde.

    Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
    el fango en flor, y sé lo que me dices;
    ya sé que con tus propias hojas secas
    se han nutrido de nuevo tus raíces.

    Y así también un día,
    este amor que murió calladamente,
    renacerá de mi melancolía
    en otro amor, igual y diferente.

    No; tu augurio risueño,
    tu instinto vegetal no se equivoca:
    Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
    y daré el mismo beso en otra boca.

    Y, en cordial semejanza,
    buen árbol, quizá pronto te recuerde,
    cuando brote en mi vida una esperanza
    que se parezca un poco a tu hoja verde…

    Responder
    1. Rosa

      Querido Eugenio, muchas gracias por tu regalo de primavera. Me alegra mucho que el post te haya envuelto en el ensueño relajado propio de un hammán. Te agradecemos desde el corazón el poema de José Ángel Buesa, que reverdece nuestro blog con los vívidos y emotivos versos primaverales y la esperanza de amor que inspiran. Un abrazo

      Responder
  8. NICO

    Robé a los Bosques,
    los confiados Bosques.
    Los Árboles desprevenidos
    mostraron sus Frutos y sus musgos
    para agradar a mis delirios.
    Escudriñé, curiosa, sus adornos;
    se los arrebaté, me atreví a robar.
    ¿Qué dirá el solemne Abeto?
    Y el Roble, ¿qué dirá?

    Pero ¡qué poema MÁS BELLO!

    Responder
    1. Rosa

      Sin duda, Emily Dickinson escribió uno de los más bellos poemas a los árboles. Gracias, Nico, por tu entusiasmo.

      Responder
    1. Rosa

      Gracias, Ana María. Es un placer contactar contigo. Por tu blog vemos que el amor a los árboles -sagrados y de todo tipo- nos une y también el afán de escribir para mejorar nuestro herido planeta. Un saludo desde el sur de Europa y ¡Feliz Día de la Tierra!

      Responder
  9. ROSA ICELA SANTELLANES MADRIGAL

    Un Recuerdo que Dejo
    ¿Con qué he de irme?
    ¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra?
    ¿Cómo ha de actuar mi corazón?
    ¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra?
    Dejemos al menos flores
    Dejemos al menos cantos.
    De: Nezahualcóyotl. 1402-1472

    Gracias por dejar tantas flores en nuestros senderos a través de sus escritos y publicaciones. A mis 60 años en estas lejanas tierras en Ensenada, Baja California, México, sus palabras me reverdecen e iluminan mi rostro.

    Responder
    1. Rosa

      Cuando era estudiante, mis entonces compañeras de piso (y hoy almas amigas) y yo cuando recibíamos una carta entrañable decíamos que había florecido nuestro buzón. Al leer el poema que nos has enviado del rey poeta Nezahualcoyotl y tu comentario, he sentido lo mismo que entonces. Gracias por las flores que dejas en nuestro buzón y por hacernos saber que nuestros escritos te sientan tan bien.

      Responder
  10. Xisco

    Por pura casualidad, hoy he descubierto este blog. ¡Enhorabuena!.
    Soy un enamorado y defensor de los bosques. Me paso jornadas enteras andando, a veces en solitario, y grabando vídeos de los detalles del bosque. Todos los detalles son interesantes. Me alegra descubrir que hay más personas que sienten igual que yo.
    Desde la Serra de Tramuntana de la isla de Mallorca y también en el Pallars Sobirà (Pirineos), he tenido la suerte de filmar los detalles que la Naturaleza nos ofrece, incluso la que ha sido humanizada con respeto.
    Un saludo.

    Responder
  11. Xisco

    Tras la lluvia, llegó el otoño a la Serra Tramuntana de Mallorca.
    El bosque renace (y yo también).

    Este vídeo lo filmé a mediados de noviembre del 2012.
    Un vídeo para caminantes solitarios de los bosques.

    Responder
  12. Teo

    Gracias Xisco por tus comentarios.
    Nuestro blog es un granito de arena dedicado a los bosques y los árboles en la inmensa blogosfera.
    Nos alegra y anima compartir estos sentimientos y conocimientos.
    Saludos.

    Responder
  13. Lourdes

    Recién llegada a esta página, Rosa, estoy alucinando. Hay mucha belleza en el continente (lo expresáis todo tan dulce y serenamente) y en el contenido.
    ¡Cuánto amor a la bendita naturaleza!
    No me canso de leer y leer.
    Enhorabuena por vuestro maravilloso blog y mil gracias por dármelo a conocer y permitir compartir tanta sensibilidad como demostráis.
    Un abrazo

    Responder
    1. Rosa

      Gracias, Lourdes, por tu entusiasmo. En este espacio, puedes compartir tu pasión por las hojas y los árboles. Cuando quieras… Un abrazo

      Responder
  14. Beatriz

    Hola, Rosa y Teo:

    Muchas gracias por vuestro blog, por vuestra sensibilidad y sabiduría. Sobre todo, gracias por difundir el amor por los árboles, que muchos sentimos pero no sabemos expresar tan bien.

    Saludos.

    Responder
  15. Rosa Urrunaga Soria

    Hola Rosa y Teo
    Va mi cariño y reconocimiento para los dos por compartir sus conocimientos y experiencias en este blog. Soy etnobotánica del Cusco-Perú, hace una semana retorné de un viaje de turismo por la India, Nepal y Emiratos Arabes con unos amigos y, mientras ellos disfrutaban de la cultura de las edificaciones y el desarrollo económico, yo lo hacía de su cultura relacionada con las plantas, especialmente a los arboles, a los que guardan especial reverencia, quedé maravillada de la sensibilidad y la capacidad de percibir en estos la esencia de la vida, por ello sujetos de latria. Vuestras expresiones me dan mayor asidero de lo que he visto y sentido en este viaje. Yo escribo algo similar de la cultura inca en Perú.

    Responder
    1. Rosa

      Muchas gracias, Rosa. Sería interesante conocer lo que escribes sobre los incas desde tu punto de vista de etnobotánica, la relación con las plantas es un tema apasionante y más si se trata de una cultura tan rica como la de los incas.

      Responder
  16. francisco latorre aranda

    Hola, muy buenas a todos terrícolas.
    Veo las ganas de algunos por que se foreste y reforeste como no se ha hecho antes, y os invito a todos los que estén dispuestos, a conocer la organización para la que trabajo, WecoN Project.
    La finalidad del proyecto es la de llegar a plantar alrededor de todo el mundo, cosa que solo se puede hacer entre todos.
    Podéis contactar conmigo por facebook o con cualquier otro colaborador de WecoN. El caso chicos y chicas, es que todos ayudemos y que al final de este camino que ojala no tenga final, hallamos plantado no cientos ni miles, sino cientos de miles de arboles.
    Gracias.

    Por el aire que respiras, planta un árbol.

    Tlf. 672285922 (Contesto whatsapp)
    Em@il: latharan1990@gmail.com
    Link regitro: https://weconproject.org/es/registro/Latorre

    Responder
  17. Rafael Escrig Fayos

    En la descripción que hacéis sobre los “Platanus orientalis” del Orto Botánico de Roma, los cuales visité no hace mucho tiempo, comentáis que los plátanos que se plantan en las ciudades, como en Sevilla y otras, son el “Platanus x hispanica”, que es un híbrido de “Platanus orientalis” y “Platanus occidentalis”. Pues bien, quiero aclarar que las últimas investigaciones al respecto de esta especie, nos desmienten su clasificación como híbrido, asignando a todos los plátanos plantados en ciudades de España y Europa, tenidos como tal, la clasificación de “Platanus orientalis. var. acerifolia”.
    He de añadir que en mi ciudad, Valencia, es un árbol muy plantado, tanto en parques como en alineaciones y que todos son, según la nueva clasificación, de la variedad “acerifolia”. Ultimamente también se están plantando alineaciones con “P. orientalis”, concretamente los he visto en el barrio de la Malvarrosa, en la calle Gran Canaria y también en la calle Vicente la Roda. El que hay en el Jardín Botánico de Valencia, está clasificado como “Platanus orientalis. var. acerifolia”. Y como anécdota de la que me siento especialmente satisfecho, comentaré que el año pasado di a conocer al Departamento de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Valencia, después de haberlo estudiado, la existencia de un “Platanus orientalis” que lo calculé centenario y estaba totalmente desprotegido y sin censar. El árbol se encuentra frente a la Biblioteca Valenciana, junto a la antigua carretera de Barcelona y es el más viejo de Valencia de dicha especie. Un saludo.

    Responder
  18. Teo

    Gracias Rafael por tus aclaraciones sobre los plátanos de sombra. Realmente es intrigante el tema de la hibridación entre los plátanos euroasiáticos y los americanos y la historia de los plátanos de sombra. Independientemente de su origen y su genética, son un elemento fundamental en el paisaje urbano de muchas ciudades europeas.
    Saludos.

    Responder
    1. Rafael Escrig Fayos

      Quiero aportar algo más con respecto a los plátanos. Los primeros que se plantaron en España fueron traidos de Francia, probablemente del Jardín Botánico de Montpellier, uno de los más antiguos del mundo, para replantarlos en los jardines de Aranjuez. Allí podemos encontrar algunos con unos 250 años de antigüedad.

      Responder
  19. Carlos

    ¡Qué buen blog! Me interesa la naturaleza, los viajes y la fotos, y al final, me gusta escribir sobre lo que vi, y ello me hace estar más atento en el momento de la visita.
    Vivo en la Patagonia argentina. Aquí en términos generales no hay muchos árboles, la flora es baja por los vientos y el frío. Hay que agacharse para descubrir que muy cerca de la superficie hay mucha vida.

    Responder
    1. Teo

      Gracias Carlos, por tus comentarios.
      Lo que se vive con atención, luego se revive y se comparte con la escritura. Totalmente de acuerdo.
      Saludos.

      Responder
  20. Rocio

    Fernando Sancho me descubrió ayer este magnífico blog. Enhorabuena. Me gustaría contribuir a la literatura arbórea con esta descripción de los árboles de Michel Tournier en un cuento llamado “La fuga de Pulgarcito”. Es un poco largo, pero muy bonito.

    “¿Qué es un árbol? Un árbol es en primer lugar un determinado equilibrio entre un ramaje aéreo y una raíz subterránea. Es evidente que el ramaje no puede ampliarse, crecer, extenderse, abrazar a un pedazo de cielo cada vez mas vasto, sino porque las raíces se hunden cada vez mas y se dividen en radículas y radicelas, que se van multiplicando para que el edificio quede mejor sustentado. Los que saben de árboles conocen que algunas variedades – concretamente los cedros – desarrollan su follaje de de modo temerario, mucho mas de lo que les permiten sus raíces. Y en este caso todo depende del lugar en el que se alce el árbol. Si está en un lugar poco resguardado, si el terreno es blando y ligero basta una ligera tempestad para hacer que el giante se tambalee…

    Pero eso no es todo. El árbol es un ser vivo, pero de una vida muy distinta a la del animal. Cuando respiramos, nuestros músculos inflan nuestro pecho, que se llena de aire. Luego expiramos. Aspirar, expirar, es una decisión que tomamos por nuestra cuenta, solitaria y arbitrariamente, sin ocuparmos del tiempo que hace, del viento que sopla, ni del sol, ni de ninguna otra cosa. Vivimos escindidos del resto del mundo, enemigos de todo el mundo. Pero en cambio contemplad al árbol. Sus pulmones son sus hojas. No cambian de aire, mas que cuando al aire le apetece desplazarse. La respiración del árbol es el viento. Es el viento el que produce el movimiento del árbol, es él el que mueve sus hojas, sus plúmulas, sus troncos, sus tallos, sus ramitas. Pero es al mismo tiempo aspiración, expiración y transpiración. Y se necesita además el sol, porque si no el árbol no vive. El árbol forma un todo con el viento y con el sol. Mama su vida de esos dos grandes pechos del cosmos: el viento y el sol. El árbol no es mas que esa espera. Una inmensa red de hojas siempre tensa a la espera del viento y el sol. El árbol es un cepo para el viento, un cepo para el sol. Cundo se agita, cargado de rumores y proyectando haces de luz por todas partes, es porque esos dos grandes peces que son el viento y el sol han acudido a dejarse prender al pasar en su anzuelo de clorofila”

    Responder
    1. Rosa

      Gracias, Rocío, por compartir en el blog las palabras de Michel Tournier. Es un texto precioso, muy luminoso. Saludos

      Responder
    1. Rosa

      Escribimos para compartir el amor por los árboles. Comentarios como el tuyo son una recompensa maravillosa. Gracias, Irene. Saludos.

      Responder
  21. rafael escrig fayos

    Mi último descubrimiento: una pequeña alineación de Platanus orientalis. var. insularis, junto a la estación de metro del Jardín de Ayora, en Valencia.
    Esta variedad es de hojas profundamente lobuladas (como dedos), que en otoño toman un color rojizo muy atractivo. Estoy esperando que llegue el mes de noviembre para verlos. Ahora tienen su clásico color verde claro y esas hojas tan curiosas que, al principio, te descolocan ¿qué es esto, un arce, una vid trepadora? Saludos.

    Responder
    1. rafael escrig fayos

      Muy bien por haberte dado cuenta de ellos. Esos plátanos datan de la creación del entorno a la estación del metro de Ayora. Efectivamente son preciosos. No sé si habrás visto también en la esquina de la misma calle una Paulownia, no muy grande aun, pero que promete convertirse en un precioso árbol. La Paulownia no es nada común en nuestra ciudad y es una verdadera pena. Os animo a conocerla. Está justo frente al paso de peatones.

      Responder
  22. Iris Fernádez González

    Me ha gustado mucho, pero es un poco largo para un trabajo de estudiantes, ¿no?
    Bueno, muchos besos y abrazos. Está muy guay.
    ¡¡FELICIDADES!!

    Responder
    1. Rosa

      Gracias, Iris, por tu comentario. Es verdad que escribimos historias largas, nos gusta así porque encontramos mucho que contar de los árboles. Un abrazo

      Responder
  23. Carolina

    He llegado por casualidad y tengo que decir que muchísimas gracias por este blog, es de los que merece mucho la pena leer.

    Responder
  24. CECI

    Hola a Tod@s, acabo de descubrir este blog por casualidad y curiosidad. Es informativo, artístico y dinámico a la vez. Muy agradable. Con vuestro permiso, lo linkeé en una web de divulgación científica (Principia). Espero que no os disguste, la intención es rescatar y conectar conocimiento.
    Un saludo desde Argentina

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *